Usted está en: Noticias > La plaza del Marqués se renueva con la reforma de la segunda torre de 15 pisos

La plaza del Marqués se renueva con la reforma de la segunda torre de 15 pisos

La Barquera andamio
30/01/2020
Casi diez años después de la rehabilitación ejecutada por Esfer del edificio Rey Pelayo, arranca la obra para añadirle una segunda piel de hormigón polímero al de La Barquera
DIARIO EL COMERCIO - 29/01/2020
La plaza del Marqués continuará con el lavado de cara en altura que inició hace casi una década con la rehabilitación del edificio Rey Pelayo. El estudio de arquitectura de Jorge Noval y la empresa Esfer volverán a trabajar en equipo para remozar integralmente en esta ocasión la fachada de la segunda torre que escolta a la estatua de Pelayo, el edificio La Barquera, que también tiene 15 plantas.

La Barquera tiene gran impacto visual por su volumen y ubicación en el corazón del Muelle frente al Puerto Deportivo y al Palacio Revillagigedo. Está situado en el número 1 de la plaza del Marqués y fue construido en 1967. Al igual que sucedía con el edificio Rey Pelayo (plaza del Marqués, número 10), es un ejemplo de los excesos del desarrollismo urbanístico de finales de los sesenta que tanto perjudicó a Gijón. Tiene viviendas en las plantas comprendidas entre la tercera y la decimocuarta, oficinas y viviendas en la segunda, un hostal en la planta primera y locales comerciales en la totalidad de la planta baja a excepción de las zonas ocupadas por el portal.

La arquitecta Marta Pujades, socia de Jorge Noval, explica que el edificio presenta ahora un elevado desprendimiento del aplacado de las fachadas originado, en su mayor parte, por la oxidación de los elementos metálicos de la estructura horizontal tales como vigas, viguetas y cargaderos. Además, se observa un mayor deterioro en las zonas de las terrazas -algunas abiertas a día de hoy y otras transformadas en galerías- favorecido por el agresivo ambiente marino al que está expuesto el inmueble.

Pujades avanza que la rehabilitación que se va a poner en marcha será integral para resolver los daños en el revestimiento y su soporte. Lo que se plantea es una mejora energética con la intervención en la totalidad de la envolvente del edificio con la colocación de una fachada ventilada (en fachadas principales y medianeras decorativas) y un sistema de aislamiento térmico por el exterior (SATE) en el resto de medianeras y patio de luces. Todo ello, con el cierre de terrazas, sustitución total de carpinterías y aislamiento de cubiertas.

El cambio de imagen al que se someterá el edificio de La Barquera será diferente al 'lifting' de la otra torre ya remozada en la plaza del Marqués, cuya estética está más emparentada con los espejos del plan del Muro. Su segunda piel de hormigón polímero recordará más a la del edificio Bankunión. Cuando se llevó a cabo la rehabilitación del edificio Rey Pelayo -entre junio de 2010 y octubre de 2011- el proyecto no tuvo que pasar por la Consejería de Cultura del Principado. Sin embargo, con La Barquera sí ha sido necesaria resolución del Consejo del Patrimonio Cultural de Asturias, dada su ubicación dentro del entorno de protección de la Colegiata y el Palacio Revillagigedo.

Los arquitectos autores del proyecto de reforma con una composición más armónica agrupando elementos de fachada, pero el diseño no fue aceptado y hubo que modificar el planteamiento inicial atendiendo a las imposiciones del Principado. En cualquier caso, la rehabilitación que se llevará a cabo pondrá en valor el edificio tanto para los propietarios como para la ciudad, con la reducción de emisiones de CO2 a la atmósfera. En el caso de los propietarios mejorarán sus condiciones de confort y de ahorro energético con una diferencia del 65% respecto a la situación actual .

El proyecto para este edificio se estudió en 2016, fue adjudicado en 2017 y se está ejecutando en 2020 por el atasco que hay actualmente en Gijón con las reformas de fachadas.

El presupuesto de la intervención urbanística en el edificio La Barquera llegará al millón de euros. Actualmente el inmueble cuenta con las subvenciones del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), entidad pública empresarial adscrita al Ministerio para la Transición Ecológica, y de la Consejería de Servicios y Derechos Sociales del Principado. La comunidad de propietarios está a la espera de conocer la resolución del Ayuntamiento de Gijón por el régimen de incompatibilidad de sus ayudas con las de otras administraciones. El plazo de ejecución de las obras es de 11 meses, con 34 propietarios entre los que dividir la derrama.

Las dos torres de la plaza del Marqués fueron protagonistas en la década de los noventa del pasado siglo de una ocurrencia del entonces concejal de Urbanismo, Jesús Morales, quien planteó rebajar su altura e impacto visual en una de las zonas de más tránsito turístico 'serruchando' algunas de las plantas superiores. Una especie de expropiación en altura. Aquella idea nunca llegó a prosperar, pero sí dio pie a una polémica local que consiguió acrecentar la mala fama de ambos inmuebles de 15 plantas incrustados en el centro histórico. La rehabilitación del edificio Rey Pelayo mostró el camino para convertir una aberración urbanística en un ejemplo de integración en el paisaje del Puerto Deportivo y eficiencia energética exportable al resto de España.
Prensa